… te lo tengo y  tiene nombre se llama Gamestop.

 

(MeriStation 2021)

 

Esta es una empresa de capital abierto con sede en  Grapevine, Texas, Estados Unidos y con operaciones en Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Europa que cotiza en la NYSE e identificada con las siglas GME (Class A) siendo parte del componente S&P 600.

La inusual relevancia de esta empresa del sector de retail para videojuegos está en el hecho que se encuentra inmersa en el centro de una inédita batalla entre pequeños inversores coordinados desde foros como Reddit y algunas firmas gigantes que hacen vida en los mercados financieros.

Pero, ¿cuál es la polémica aquí? … Bueno que algo que los grandes agentes del mercado bursátil estimaban era una buena fuente de ganancias «apostado» a la caída de valor de esta acción terminó encontrándose con un fenómeno opuesto de volátil crecimiento en valor esto producto del acceso que tienen miles de pequeños inversionistas a tecnologías de «interacción social y  transaccionalidad financiera «tales como la mencionada Reddit y del popular corredor para minoristas Robinhood, quienes permitieron la compra masiva de este título lo que lo llevó a alcanzar por la ley del libre mercado financiero tasas incrementales de aproximadamente 1500%. 

Este último punto generó la pulverización de la estrategia manejada por las grandes casas de bolsa y por tanto en un giro impensado hasta hace algunas semanas, los entes reguladores del mercado  «obligaron» a la plataforma Robinhood a bloquear la adquisición de más posiciones de Gamestop alegando riesgos derivados de la «volatilidad» del título.

Por supuesto la regulación del mercado solo «olvido controlar» la venta del título, por lo que este se desplomó tan rápido como subió, mostrando alta volatilidad pero esta vez para beneficio de otros actores tales como los fondos de cobertura ligados a las ventas en corto.

Este caso muestra lo delicado del equilibrio de poder entre el mundo tecnológico y sus capacidades financieras versus el mundo financiero «tradicional».

Pero así mismo nos muestra que este poder tecnológico con su carga de «democratización»  y «libertad» es al mismo tiempo presa fácil para la manipulación y control.

Si algunos intereses son «tocados»  ya sean dentro del mundo «high tech» (censura a redes de ideologías conservadoras por ejemplo) o fuera  del mismo como en este caso el sector financiero, seguro cosas inéditas van ocurrir para obligar a restaurar el «orden deseado» de las cosas.

En conclusión, parece que estamos observando una  batalla «multidimensional» intra-sector o extra-sector e incluso ideológica que tiene mucho por escribir,  pero que por ahora muestra como únicos perjudicados los pequeños inversores que apostaron a un rally alcista con este título y súbitamente perdieron las ganancias por  la intervención del poder fáctico financiero en contra del nuevo poder tecnológico.

 

By: Pablo Suarez Mieles

Especialista en Derivados Financieros UQAM – Canadá

Author avatar
Español